Lifestyle

La historia de mi embarazo.

Tiempo de lectura: 3 minutos

¡Hola! En esta ocasión voy a platicarte de un tema que me moría por compartir contigo, así es como el titulo lo dice, hablaremos de mi embarazo, como ya te comente antes en este post, me hicieron una prueba de embarazo el dia 35 con un resultado positivo, pero al ser por medio de un tratamiento médico, mi doctor pidió que se realizará una segunda prueba a los dos días para confirmar, creeme que ese dia sentia que cada segundo pasaba muy lento, desde las 8 de la mañana estuve esperando el resultado,  pero fue hasta las 2 de la tarde cuando la enfermera me llamó para confirmar que la prueba era positiva, y agendar la cita para el primer sonograma 5 días después,  al ser la primera vez que veríamos a nuestro bebé estaba muy emocionada, pero al tener tan poco tiempo de embarazo no era fácil ver al bebé, por lo que nos señalaron un punto y nos decían que todo indicaba que ahí estaba, pero tendríamos que esperar a repetirían el sonograma en 10 dias, la experiencia en este segundo fue completamente diferente, ya que pudimos ver como se estaba formando y lo más emocionante fue que escuchamos su corazón por primera vez, todo parecía ir muy bien. asi que seguimos con nuestra vida viendo crecer la pancita, llegada la semana 16 fuimos a que nos hicieran un sonograma donde nos enteramos que tendriamos una niña, asi que ya podiamos ir planeando que comprariamos para los primeros meses.

Para la semana 24 fue donde todo cambio, ya que detectaron que mi cuello del útero (cérvix) se estaba acortando, esto podría provocar que hubiera un parto muy prematuro,  por lo que me enviaron a tener reposo y empezamos a tener citas con la especialista en materno-fetal para monitorear a mi bebé y a mí, fue así que para la semana 28 la especialista nos recomendaron que recibiera unas inyecciones para ayudar al bebé con la maduración de sus pulmones, porque había un alto porcentaje de que naciera prematuro. En ese momento mi esposo y yo buscamos información de que pasaría si naciera en la semana 28, 30, y obviamente en cada una de nuestras oraciones le pediamos a Dios que nos dejara llegar minimo a una semana donde pudieramos tener mayor contacto con la bebé, en dado caso, por lo que cada semana al tener la cita con la especialista, mi miedo era que nos dijeran que nos tendrían que internar, pero al salir de ahi, me sentia mas tranquila al saber que iba todo bien.

Después en la semana 31 me detectaron diabetes gestacional, primero la doctora intentó que se pudiera controlar con la alimentación pero una semana después sin cambios en los niveles, se optó por utilizar medicamento, dada las circunstancias la mejor recomendación era el uso de insulina, otra medida que también se tomó, fue empezar con monitoreos del ritmo cardiaco y contracciones desde la semana 34, así podíamos estar seguros de que la bebé estaba bien y no estaba sufriendo de estrés., pero no te negare que llego un momento en el que emocionalmente me senti muy mal, me juzgue muy fuerte, pensando que no estaba haciendo bien las cosas, que en lugar de ser un lugar seguro para mi bebé le estaba dañando, la verdad es que tuve que trabajar mucho en que hay cosas en las que uno no tiene completo control simplemente es seguir las indicaciones, y controlar aquello que esta dentro de la manos de uno controlar-

Para la semana 36, en mi chequeo de rutina con mi ginecologo, vieron que tenía 5 centímetros de dilatación, pero no estaba presentando dolores y en el monitoreo solo habia tenido 3 contracciones en 2 horas., asi que me enviaron a casa ya que por protocolo del hospital, debido a que mi bebé y yo estábamos bien no era necesario una intervención médica por lo que podiamos esperar hasta la semana 39, pero fue en la semana 38 y 5 días cuando a las 4 de la mañana empeceron la primeras contracciones que darian pie a la llegada de mi bebé.

Te comparto mi experiencia para que si tu estas pasando por algo similar o alguna otra complicación no te sientas sola, lo mejor que puedes hacer es informarte, y ten una muy buena relación con tus doctores haz todas las preguntas que te surjan aunque tu sientas que son preguntas tontas, no lo son. Yo estoy muy agradecida con todos los doctores que estuvieron alrededor ya que me hicieron sentir segura, y sobre todo contestaban mis dudas.

También algo que te puedo decir es que no te de pena decirle a tu familia o amigos que es lo que necesitas, cuando estuve en reposo a parte de mi familia que me ayudaban con todo, creeme TODO, un gran apoyo eran mis amigas que iban y comían conmigo a mediodía todos los días, mientras mi esposo trabajaba, no te imaginas lo agradecida que estoy con ellas, por el tiempo que tomaban para hacerme mas ligero el tiempo de espera.

Si quieres ver algunas fotos de esta etapa, te dejo un pequeño video en instagram., y si estás pasando por un embarazo complicado y necesitas con quien platicar puedes enviarme un correo a arytapiablog@gmail.com

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *